11 señales de que se preocupa por ti más de lo que dice

No siempre es fácil saber si un chico está interesado en ti o no. Algunas personas ocultan intencionalmente sus emociones o, sin darse cuenta, levantan muros porque tienen miedo de ser lastimados. Entonces, ¿cómo se supone que sabes que le importa si no lo admite? Aquí hay 11 señales que prueban que sí.


Envía mensajes de texto al azar.

¿A qué hora sueles escuchar de él? No puedes decirlo, ¿verdad? Eso es porque te envía mensajes de texto en momentos aleatorios. No está jugando duro para atraparte o tratando de manipularte. No tiene problemas para comunicarse a primera hora de la mañana o más tarde durante el día. No eres una llamada de botín, no tiene que llamarte después de las 10 p.m. o en medio de la noche. Estás en su mente a todas horas del día.

Él te da consejos.

Puedes notar que realmente se preocupa por ti por la forma en que se comunica. Claro, te deja hablar, pero lo que es más importante, te da consejos. Un chico al que le importa compartirá sus opiniones. Si no le importaba, se sentaría y te dejaría hablar sin decir nada, incluso si pensaba que estabas tomando la decisión equivocada.

Tu Las opiniones importan .

Si no le importara, no se molestaría en escuchar tu opinión sobre nada. De hecho, ignoraría activamente tus pensamientos. Si quisieras comida china, él te anularía y pediría comida italiana. Un chico al que realmente le gustas valorará tus opiniones sobre todo. Desde lo que deberían comer para cenar hasta qué trabajo deberían postularse.

Se sale de su camino.

Te permite elegir la película y se ofrece como voluntario para recoger comida en tu restaurante favorito (aunque no esté cerca de tu apartamento). Él quiere que seas feliz, así que hace todo lo posible para ponerte una sonrisa en la cara, y lo hace de forma natural. No tienes que rogarle que pase tiempo contigo o manipularlo para que se preocupe por ti.


Recuerda lo que dices.

¿Cómo saber si alguien escuchandote ? De hecho, recuerdan lo que dices. Cuando hablas, él realmente escucha y se involucra. Por eso sabe los nombres de tus compañeros de trabajo y que tú quieres casarte en cinco años. Hace preguntas cuando hablas y te da consejos incluso cuando no preguntas. Si no le importaba, sus palabras entrarían por un oído y saldrían por el otro.