Solía ​​ser consciente de estar desnudo hasta que hice estas 10 cosas

Nunca he sido el tipo de persona que se siente cómoda desnudándose frente a otras personas, y mucho de eso se debe a la convicción de que nadie querido verme desnudo, ¡definitivamente no lo hice! Pasé muchos años sintiéndome como mi cuerpo desnudo era poco atractivo , pero ahora estoy feliz de desnudarme frente a un espejo o un compañero porque hice estas cosas.



encontré ropa que me queda .

Mi cuerpo ha cambiado mucho a lo largo de los años y muchas de las prendas y estilos que antes me quedaban ya no son adecuados para mí. Pero antes, el hecho de que mis camisas fueran demasiado ajustadas o mis pantalones demasiado holgados alrededor de mis piernas no me convencían para comprar ropa nueva. No fue hasta que me abroché el cinturón y volví a examinar mis opciones de ropa que me di cuenta de que el ajuste de mi ropa estaba afectando la forma en que me veía a mí mismo. sin que ropa - inconscientemente comencé a ver mis piernas, cintura y trasero con la misma forma que aparecían con mis atuendos que no me quedaban bien. Una vez que comencé a usar ropa que realmente me quedaba bien, me di cuenta de que el cuerpo debajo de ella también se veía bien.

Comencé a hacer ejercicio

Yo empecé hacer ejercicio para bajar de peso , pero no fue una cintura fina o una disminución de la celulitis lo que me hizo más feliz con mi apariencia desnuda, fue la forma en que comencé a apreciar mi cuerpo por lo que podía hacer. Cuando salí de la ducha y me miré en el espejo, el gordito extra alrededor de mi barriga todavía estaba allí, pero ahora también miré mi núcleo y recordé cuánto tiempo pasé en una plancha el día anterior. Sí, mi cuerpo se veía mejor hablando objetivamente, pero mi aprecio por lo que podía hacer ahora fue lo que me hizo sentir más cómoda quitándome la ropa.

Me masturbé más.

Darle más amor a mi cuerpo no solo sucedió en el interior, también hice el esfuerzo de darle un poco de amor físico. Tomar la decisión consciente de tener más tiempo para mí me ayudó a estar más en sintonía con todo mi cuerpo, lo que a su vez me ayudó a sentirme más sexy sin mi ropa. Desnudarme dejó de ser algo que solo hacía cuando tenía a (como cuando me duché o me cambié de ropa) y se convirtió en una experiencia positiva incluso cuando no estaba enganchado con otra persona.



tuve sexo con las luces encendidas .

Para alguien que estaba cohibido por cómo se veía desnudo, esto fue aterrador para mí al principio. Aun así, sabía que era una barrera que tendría que superar para sentirme más cómodo conmigo mismo. Y aunque sí, me sentí realmente incómodo al principio, comencé a acostumbrarme con el tiempo, especialmente cuando me di cuenta de que mis compañeros se sentían atraídos por mi cuerpo y no los rechazaba como me había convencido de que lo estarían.

Compré lencería increíble.

Tal vez no sea una sorpresa que usar sostenes manchados de tres años y bragas de época no me hiciera sentir exactamente sexy, pero ni siquiera fue un factor que se me ocurrió hasta que finalmente derroché y compré ropa interior negra de encaje eso me hizo sentir como una modelo de lencería. Me sentí increíble cuando me miré en el espejo y vi mi cuerpo en ropa interior sexy y escasa, y fue un gran paso adelante para hacerme sentir increíble una vez que ellos también fueron retirados de mi cuerpo.