Si no puedes confiar en tu novio, no deberías estar con él

Las relaciones se basan en la confianza, el respeto y la comunicación. Necesitas los tres para tener una relación exitosa, y deberían ser algo natural si estás con el tipo adecuado. Sin embargo, si una de esas cosas colapsa, el resto vendrá poco después. Si no te respeta lo suficiente como para ser abierto, ¿cómo puedes confiar en él? Y si no puedes confiar en él, ¿cómo puedes estar con él?



Hay una razón por la que no confías en él.

Si tu intuición te dice que algo anda mal, ¿por qué no lo escuchas? Obviamente, te ha dado una buena razón para no confiar en él, entonces, ¿por qué sigues con él?

La confianza no significa inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Pero eso tampoco significa que puedas tratarlo como a un criminal hasta que se gane tu confianza. Si comienzas tu relación cuestionando cada uno de sus movimientos, entonces ni siquiera sentirá que vale la pena demostrar que está involucrado a largo plazo. Primero solucione sus propios problemas de confianza y luego comience a buscar una relación abierta y honesta.

La confianza es una calle de doble sentido.

Cuanto menos confías en él, más indigno de confianza te vuelves. Si eres tan desconfiado que fisgoneas en su teléfono, redes sociales o incluso en el historial web, entonces está bastante claro que él tampoco puede confiar en ti, al menos no con su derecho a la privacidad.



Tu relación no merece el estrés.

Cuando no confías en tu novio, todo lo que haces es preocuparte. El hombre adecuado aliviará el estrés; después de todo, necesitas confianza en tu relación, no dudas constantes sobre ti mismo. Si la falta de confianza hace que su relación sea más trabajo que recompensa, entonces es hora de reconsiderar por qué están juntos.

Nunca serás verdaderamente feliz.

Porque siempre te preguntarás qué está haciendo y con quién está. ¿Cómo puedes ser feliz cuando tu relación te hace tan miserable? Un hombre indigno de confianza no merece el esfuerzo. El hombre adecuado te traerá tranquilidad, y cuando puedas tener plena confianza en tu relación, es cuando sabrás que es verdaderamente feliz y saludable.