Deja de culpar a otras personas por tus problemas

A pesar de que otras personas pueden complicar muchísimo nuestras vidas, llega un momento en el que simplemente tienes que dejar de culpar a los demás por las cosas que salen mal. Tienes que tomar lo bueno con lo malo en la vida, y cuando las cosas no funcionan, es importante ver por qué. ¿Podrías haber hecho algo diferente? Tal vez tal vez no. Pero al final del día, estás a cargo de tu propia felicidad y nadie tiene poder sobre tu vida excepto tú. Aquí hay algunas razones por las que el juego de la culpa debe terminar ahora.



Estás eludiendo la responsabilidad.

Echar la culpa a otra persona es siempre un esfuerzo por convencerse de que lo que está mal no lo es. tu culpa, pero la mayoría de las veces eres al menos parcialmente responsable de lo que va mal en tu vida.

Todo es parte de la curva de aprendizaje.

Ninguna vida está libre de problemas, así que comienza a aceptar eso y avanza hacia las cosas buenas (y hay muchas de esas por ahí).

Tus padres hicieron todo lo posible.

Puede que no hayan tomado todas las decisiones correctas todo el tiempo, pero lo estaban haciendo lo mejor que podían con quienes eran en ese momento. Claro, a todos nos afecta nuestra infancia, pero eso no es una excusa para tus problemas de adultos.



Nadie te está obligando a elegir a los tipos equivocados.

Gastas tanta energía tratando de averiguar por qué tu novio está haciendo de tu vida un infierno, sin darte cuenta de que simplemente estás eligiendo quedarte.

De repente estás libre de mucho drama.

En el momento en que quita la culpa a otras personas, de repente se da cuenta de que tiene mucho más tiempo y energía para hacer mucho más con su vida ... como tal vez trabajar para arreglar lo que está mal.